Skip navigation

El proceso del cristal platino

Tanto los métodos de producción como los conocimientos técnicos influyen directamente en la calidad del producto final.

Tras 1.500 ciclos de lavado en el lavavajillas, las copas Spiegelau obtuvieron el certificado de un laboratorio independiente como "totalmente aptas para su uso en el lavavajillas". No se encontraron arañazos, ni marcas, ni pérdida de brillo, ni sombras oscuras, ni cambio en el color o el brillo ni restos de residuos o de los químicos del agua. 

La notable durabilidad de Spiegelau se puede atribuir en gran parte al proceso del cristal platino. Cuando el cristal pasa de su forma en polvo a estado líquido, éste circula a través de tubos de platino alineados para eliminar cualquier impureza y quitar todas las imperfecciones e inconsistencias que pudiera haber. (El platino evita cualquier lixiviación que pudiera ocurrir de los revestimientos de cualquier otro instrumental usado). Aunque es un proceso más caro, el uso innovador de la tecnología demuestra el compromiso de Spiegelau con la calidad.


El resultado es copas de vino de "altas prestaciones" que maridan excepcionalmente con la elegancia, la funcionalidad y la durabilidad.

En comparación con las copas normales, las copas Spiegelau ofrecen una superficie más suave.

copas normales

 

copas Spiegelau